Las manillas, pomos y tiradores son un gran foco de infección debido al alto volumen de contacto al que se expone en el día a día. De ahí, que la existencia de unas manillas que nos protejan de los virus y gérmenes se conviertan en una solución a tener en consideración.